La batería, el dolor de cabeza de todos los fabricantes de equipos móviles

Con aquello de que hay una aplicación casi para cualquier cosa, cada vez le exigimos más a nuestros teléfonos móviles donde, si nos descuidamos, la función de hablar por teléfono es cada vez menos importante.

Pero si los smartphones, con más capacidad que grandes ordenadores de no hace muchos años, tienen un talón de Aquiles, este es sin duda la duración de la batería, pues con el uso que les damos, permanentemente conectados a redes WiFi o 3G, y pronto a redes 4G, es realmente muy complicado conseguir que ésta dure una jornada laboral completa.

La solución pasa por llevar siempre encima un cargador, una batería extra, o algún dispositivo que nos permita recargarla, pero no deja de ser una especie de esclavitud moderna a la que nos vemos sometidos los que necesitamos vivir con el móvil o los que no sabemos o queremos vivir sin él.

Es, sin duda, uno de los campos en los que la tecnología ha avanzado menos en los últimos años, aunque habría que matizar que en realidad las baterías actuales tienen mayor capacidad que las de hace unos años, sólo que las consumimos insaciablemente con nuestros equipos cargados con “chorrocientos” núcleos.

Por si fuera poco lo que nosotros les hacemos a nuestros móviles, de acuerdo a un estudio recientemente publicado por Microsoft y la Universidad de Purdue titulado ‘Fine Grained Energy Accounting on Smartphones with Eprof‘  revela que las aplicaciones gratuitas que incluyen publicidad pueden ser también culpables de buena parte de nuestros males.

Según el estudio, que analizó los patrones de consumo de seis aplicaciones bastante populares como, por ejemplo Angry Birds y Facebook, hasta un 65-75 por ciento de su consumo de batería es debido a los módulos que gestionan la publicidad.

También tienen parte de la culpa las conexiones de datos que no se cierran inmediatamente tras la transmisión de estos –algo que en Angry Birds consume por ejemplo hasta un 25 por ciento del total que usa esta aplicación– y cosas como seguir la ubicación del usuario mediante GPS y la recopilación de estadísticas de uso del teléfono. En muchos casos al final la funcionalidad núcleo de la aplicación es responsable del consumo de sólo entre un 10 y un 30 por ciento del consumo de batería de esta.

 

El estudio sugiere que habría que revisar buena parte de las librerías que se usan para desarrollar aplicaciones, pues muchas tienen fallos que causan estos consumos excesivos de batería. Pero mientras tanto, no nos queda más que seguir sufriendo la angustia de la batería que nunca dura lo suficiente, y en los casos que sea posible, pagar por las versiones sin publicidad de las aplicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s